sábado, 4 de diciembre de 2010

arte mozárabe

El arte que vino del sur

Es un estilo traído por los mozárabes que huyeron de Al-Ándalus en el siglo X. Llamado también arte de la repoblación, se extendió por León y algunas zonas de Castilla, aunque los restos que hoy nos quedan no son muy numerosos.
Ya sabéis que su característica distintiva es la influencia del arte califal cordobés, que se manifiesta en el uso del arco de herradura califal, los modillones de rollo que soportan las cornisas, y como materiales, el ladrillo y el yeso para enlucir los muros. En los interiores el espacio suele estar jerarquizado, exitiendo el iconostasio.


Aquí se resume un poco el contexto histórico

video


San Miguel de la Escalada

Es el templo más significativo, inaugurado en el año 913, para acoger a una comunidad de monjes que venían de Córdoba, huyendo de Al-Ándalus. Destaca por su planta basilical de tres naves, rematadas en tres ábsides, rectos al exterior y con forma de arco califal en la planta interior. El transepto está separado de las naves longitudinales por un iconostasio de arcos califales. En el exterior se dispone un precioso pórtico lateral  cerrado con arqueria califal.

planta y alzado

y el video

video



San Cebrián de Mazote (Es, sencillamente  espectacular...)

Edificada también por monjes mozárabes, en planta basilical de tres naves y tres ábsides, pero con la particularidad de un ábside contrapuesto en los pies de la iglesia y de las bóvedas gayonadas que cubren los ábsides y los extremos del transepto.


... y el video

video

San Baudelio de Berlanga



Ermita mozárabe, construida en el S. XI en honor de S. Baudelio. En el exterior es absolutamente austera, sin más vano no adorno que una puerta con doble arco califal. En el interior, de nave única y cabecera rectangular, destaca una gran columna de la que arrancan ocho arcos de herradura, a modo de ramas de palmera, que sujetan la bóveda esquifada. En su parte superior, se esconde una pequeña linterna cilíndrica, bajo una cupulilla de nervios cruzados.
Los pies de la nave se dividen en dos plantas. La inferior alberga un bosquecillo de columnas, de arcos de herradura, que parece una mezquitilla. Desde allí se accede a una cueva eremítica que posiblemente diese origen al lugar. Sobre la mezquitilla se dispone la tribuna, a la que se accede por una escalera adosada al muro, en la que destaca una pequeña capilla de planta cuadrada y bóveda de medio cañón, posible espacio para la comunidad monástica. La cabecera se encuentra elevada del nivel del suelo y separada de la nave por un arco de herradura.
Las pinturas murales que decoran el interior son uno de los conjuntos más notables de la Península. Parte de los originales fueron arrancados en 1922 y se encuentran diseminados en museos y colecciones privadas. Parte de lo que observamos es su huella, que subsiste al haberse pintado al fresco.






No hay comentarios:

Publicar un comentario