martes, 23 de noviembre de 2010

Escultura griega


Escultura griega clásica






Unas "diapos" de recuerdo
  El periodo arcaico: Kuroi & Kores 


Del periodo arcaico destacan muchas obras que representan en su mayoría a jóvenes atletas o héroes, como Cleobis y Biton.

En escultura femenina y por influencia de Creta se tallan figuras votivas como "La dama de Auxerre"


Es pequeña, de algo más de medio metro. Conserva muy pocos restos de la policromía. Está muy trabajada, especialmente la túnica. Viste el chitón recogido en la cintura con un gran cinturón muy elaborado. La falda aunque es lisa, lleva una decoración formando cenefas, dando muestras de la laboriosidad del borde. Por detrás no hay decoración, sino que se cubre con un pequeño manto. Tiene una actitud religiosa.

Los brazos están separados y la anatomía marcada, especialmente en el pecho. El pelo le cae en tirabuzones muy rígidos con líneas horizontales marcando recuadros. El cabello también tiene forma triangular.

También jóvenes Kores, representadas con el peplum y policromadas para conseguir un mayor realismo, como la Kore del peplum, Hera de Samos...

Hera de Samos

De los talleres de Samos. Está realizada en mármol, le falta la cabeza, y es mucho más estilizada. Muestra un especial cuidado en el ropaje. Los pliegues son muy menudos y verticales, se estrecha hacia la parte inferior. El manto tiene pliegues diagonales. La anatomía está muy ligeramente marcada.

La transición al clasicismo: el periodo severo






Escultura clásica: "Doríforo" de Policleto



Escultura helenística: "El Laoconte"

“Laocoonte a quien la suerte había designado como sacerdote de Neptuno, estaba en el altar sacrificando un enorme toro. He aquí que desde la isla de Ténedos, por las aguas tranquilas y profundas (yo lo recuerdo con horror), dos serpientes de gigantescos anillos se extienden pesadamente por el mar y al mismo tiempo se dirigen hacia la orilla; y, erguidos sus pechos sobre las aguas, sus crestas color de sangre dominan las olas (...).



Exangües ante lo que veíamos, huimos; pero ellas, con avance seguro, se dirigen a Laocoonte, y primero las serpientes se enroscan en los pequeños cuerpos de sus dos hijos y a mordiscos devoran los desdichados miembros; después al ir el padre en su auxilio con las armas en la mano, le apresan y le estrujan con sus grandes nudos. Por dos veces enroscan su escamoso cuerpo alrededor de la cintura, dos veces también alrededor de su cuello, sobrándoles las cabezas y las colas. Él intenta arrancar los nudos con sus manos; sus vendas se ven empapadas de baba y el toro herido cuando abandona el altar sacude de su cerviz el hacha mal clavada.”

VIRGILIO: Metamorfosis


Movimiento, volumen, composición pìramidal, predominio de las diagonales, sentimiento (pathos), tratamiento del rostro, pelo y barba (efectos de claroscuro)... son algunas de las claves de esta escultura.

Y por si no lo tenéis claro, un video "marchoso" de resumen:

No hay comentarios:

Publicar un comentario