sábado, 27 de noviembre de 2010

Escultura romana

Resumidito... Las características de la escultura



El género escultórico más importante es el retrato, realizado mayoritariamente de busto. Tomado, en sus lineas generales de los Etruscos, llega con Roma a su máxima expresión, como forma de enaltecimiento político y social. El retrato al servicio del poder y de la nobleza patricia, se convertirá en un documento impagable para los historiadores.


video

Durante la república, a diferencia de la idealizada escultura griega, el retrato romano trataba de reflejar con fidelidad los rasgos individuales del retratado, sin omitir los defectos, de ahí que fuera de un penetrante realismo. El origen de los retratos se relaciona con la tradición etrusca de hacer máscaras funerarias en cera de los antepasados que eran portadas en las  procesiones del entierro y se guardaban en el hogar. Al principio sólo los patricios romanos que habían ejercido cargos públicos tenían derecho a retratos (ius imaginum). 
El retrato republicano acusa el carácter del retratado así como su rango social. Junto a retratos de cuerpo entero, de pie o sedentes, hay bustos sólo de la cabeza y cuello. Los hombres carecen de barba y llevan el pelo corto. 

De esta época son el Grupo Barberini, un patricio portando dos cabezas esculpidas de sus antepasados de acusado realismo, los bustos de Catón y Porcia, retrato doble de un matrimonio y la cabeza de Pompeyo el Grande, del siglo I a.C, retrato de gran dominio técnico y fidelidad  psicológica del personaje, general muy respetado por sus virtudes.

Como modelo de retrato funerario destaca “El Brutus Barberini” de fines del siglo I a.C. Realizado en mármol finamente pulido, representa a un hombre de tamaño natural que porta dos cabezas-busto en las manos: una la posa sobre una columna y la otra la mantiene en el brazo izquierdo en actitud tensa.
La columna está decorada con temática vegetal y su altura llega a medio cuerpo de la figura; ésta viste con manto de abundantes pliegues, que se recogen a la altura de la cintura. En el busto de la mano izquierda se aprecia el nacimiento de los pliegues del vestido; la figura se apoya en un pié y flexiona el otro en una actitud bastante relajada.
El grupo se realizó partiendo de un bloque cilíndrico posiblemente, llegando al bulto redondo, pero predomina a pesar de todo la visión frontal. Los rostros son auténticos retratos: el de la figura central duro y de pómulos salientes y el de los bustos con expresión más suave. El personaje principal lleva túnica sujeta con una fíbula y cubierta por una toga, símbolo del patriciado y que indica su acceso a la magistratura.
Entre los patricios romanos era habitual retratarse con los bustos de sus antepasados (“imagines maiorum”), como símbolo de su importancia social y de sus privilegios. 


Otras esculturas de época republicana

Durante el imperio destacan las esculturas de cuerpo entero, realizadas para mayor gloria de los emperadores, sobre todo a partir del momento en que éstos son divinizados. Desde Augusto a Nerón, Trajano, Adriano o Constantino, todos tuvieron sus efigies en todos los rincones del imperio, como símbolo de su poder. Al emperador se le  representaba togado, como príncipe del Senado, con el manto de pontificex máximus o arengando a las tropas como "imperator". En estas esculturas siempre había una mezcla de realismo (retrato) e idealización (divinidad).

La escultura imperial se convirtió en el principal elemento de propaganda del poder del emperador y del propio poder de Roma






Augusto de Prima Porta



En detalle se ve mejor

En cuanto al relieve, tendrá su culminación durante la época imperial, como recurso narrativo de las grandes gestas de los emperadores. De estilo ilusionista, mostrando un espacio continuo, con estudio de la perspectiva y del movimiento, alcanzó gran difusión en estos momentos. Los mejores relieves históricos son los del Arco de Tito, con el desfile triunfal del emperador y su ejército entrando en Roma tras el saqueo del templo de Jerusalén en el año 70. Sin embargo los que más impresionan por la dimensión de la obra son "La columna Trajana" y el "Ara Pacis".

"Ara Pacis" 

El altar se construyó por voluntad del Senado en el año 13 a. C., para dar las gracias a Augusto por la paz que había conseguido para todo el mundo romano después de las victorias de España y Galia, y fue dedicado en el 9 a. C., en el Campo de Marte, en una solemne ceremonia. Consta de un recinto rectangular de mármol, asentado sobre un podio, en el que se abren dos puertas a las que se llega por dos escalinatas; dentro está el altar propiamente dicho, con una rica ornamentación y tres escalones a sus pies. El recinto muestra una decoración escultórica suntuosa tanto por dentro ‑con un motivo de festones vegetales con pateras y bucráneos‑ como por fuera, donde está dividida en dos sectores. En la franja inferior se repite un elegante friso de volutas de acanto con cisnes y otros animales; en la superior, se ven representadas cuatro escenas mitológicas ‑una a cada lado de las puertas‑ y la procesión que se hizo cuando se consagró el ara, distribuida en las dos caras menores. El lado norte es elmás dañado y menos importante y, en cambio, el grupo de personajes que se ve en el lado sur es de mucho interés, pues en él se reconoce al propio Augusto junto a los sacerdotes, magistrados y miembros de la familia imperial. La ilustración reproduce, completando las lagunas, la procesión del lado sur, exceptuado un primer sector cuyos relieves se han perdido. En primer término se ven dos lictores, seguidos por Augusto, flanqueado por dos cónsules; detrás avanzan cuatro flámines (sacerdotes) y el lictor de los flámines; Agripa, su hijo Cayo César y su mujer, Julía, hija de Augusto; Tiberio; Antonía Menor, sobrina de Augusto, y su marido, Druso, hermano de Tiberio, acompañados por su hijo Germánico; Antonia Mayor, sobrina de Augusto, con sus hijos Domício y Domicia y, por último, su marido, Domicio Enobarbo.
Anna Mª Liberati y Fabio Bourbon.- Roma Antigua.- Ed. Óptima. Barcelona, 2001. Págs. 133.

Color original del "Ara Pacis"
Su solución plástica trata en primer lugar de rellenar obsesivamente todo el espacio, pero con una técnica narrativa, clara, de técnica precisa y nítido realismo, donde el nivel del relieve marca la perspectiva. Así las figuras del primer plano se representan el alto relieve mientras que las de segundo y tercer plano se realizan en medio y bajo relieve. Las actitudes de los personajes varían entre sí, lo que otorga ritmo compositivo y movilidad a la composición, a pesar del número de personajes. Se pierde así el sentido procesional griego, pero se gana en ritmo y plasticidad. Hay un ritmo más pausado, con más sosiego que en "las panatheneas", y la indi
vidualización de los personajes es un claro signo distintivo.

Relieves del arco de Tito

Se encuentran dispuestos en el intradós del arco dedicado al emperador. A ambos lados se representan dos escenas que conmemoran el aplastamiento de la revuelta en Palestina por las legiones romanas. En un lado se representa el carro del emperador en el desfile de triunfo, mientras la victoria lo corona de laurel; en el otro, el traslado del botín de guerra: los tesoros del templo arrebatados por los soldados judíos (entre ellos la menorá, candelabro sagrado hebreo y las trompetas de plata, con las que se llamaba a la lucha). 



Columna trajana

Diseñada por Apolodoro de Damasco, a principios del siglo II, para conmemorar la conquista de la Dacia por parte del emperador Trajano. Se trata de toda una "tira" narrativa, dispuesta de forma helicoidal alrededor de la columna y en la que, a lo largo de 155 escenas y más de 2.500 figuras se nos muestra la impresionante fuerza de las legiones romanas. Construcción de fortificaciones, puentes, asedio de ciudades, el llanto de los vencidos... todo un relato épico en el que el emperador aparece un buen número de veces, pero en el que también hay sitio para los vencidos.Los personajes se nos muestran en distintos planos de relieve en un intento de perspectiva. Otras veces se superponen sobre un fondo arquitectónico, siempre con una depurada técnica, dejando patente el gusto por el retrato al representar al emperador perfectamente reconocible.


En este vídeo se hace un buen análisis de la obra



No hay comentarios:

Publicar un comentario